Se creó un fantástico ambiente de escucha e intervenciones a raíz del diálogo entre poesía y escultura

Un feliz ENCUENTRO CON LA PALABRA el del sábado en Toledo. Ciudad de encuentro de culturas: nos reunimos al cobijo del bello Museo de Santa Cruz, rodeados del lenguaje susurrado de las esculturas de Antonio Crespo Foix que parecían sentirnos y se iluminaron con el lenguaje de poemas (escritos en el año 2008 en una galería de Madrid, sin conocer ni al escultor pero recogidos 10 años después en Urdimbres, que forman ahora parte del libro El Concierto de lo Invisible; un tejido de circunstancias tan casuales como alumbradas por la verdad).

Patio central del Mueseo

Ensayando con Francisco Rodríguez

 

 

Nos mecimos también por el lenguaje de la música con la bella interpretación de piezas del siglo XVI de Francisco J. Rodríguez Camacho y las palabras de Ricardo Pinilla, entrando en el lenguaje de Estética de las artes con intervenciones de Miguel Sánchez director de Dairea. Una conversación, diálogo creado entre todos que me llenó de dicha una vez más, desapareciendo ante la presencia de la Palabra VIVA y el lenguaje reunido entre las artes. Gracias por este momento de armonía, esta revitalización del lenguaje y el encuentro que a todos nos tocó en el alma, lleno de verdad y vida.

Editor, autor del prólogo, una de las esculturas de Crespo Foix, con Cristina tras el evento